La afamada marca de ropa deportiva Nike dio de qué hablar tras apoyar a una de las figuras más polarizadas del fútbol americano.

Colin Kaepernick, ex-mariscal de campo de los 49ers de San Francisco no ha jugado en la NFL desde la temporada 2016 cuando comenzó a arrodillarse durante el himno nacional en forma de protesta sobre la brutalidad policial contra los afroamericanos y otras injusticias raciales. Decenas de otros jugadores entre ellos atletas de Nike como LeBron James y Serena Williams, también comenzaron a unirse a la campaña de Kaepernick, y se ha convertido en un símbolo de líneas divisorias sobre la raza en Estados Unidos.

En este marco, la reconocida marca de zapatillas eligió a Kaepernick como imagen de su nueva campaña llamada “Cree en algo, incluso si eso significa sacrificar todo”, lanzada por motivo del 30 aniversario del popular lema “Just Do It“. Elogiada por muchos, la campaña también generó fuertes reacciones en un sector de la sociedad estadounidense.

El apoyo público de Nike a Kaepernick provocó la ira del presidente Donald Trump, quien en uno de sus discursos condenó abiertamente que habría que despedir a quien se arrodille como protesta durante el himno de la nación. Esta reacción ha iniciado una campaña de boicot de productos de Nike en las redes sociales, con algunos usuarios incluso quemando los productos de la marca.

Definitivamente tener al presidente Donald Trump como enemigo no ayudó a las acciones de la empresa, quien cotizó por debajo de los días anteriores a la publicación de la campaña. Pero la victoria de los quema zapatillas duró poco. El martes, las ventas online de Nike habían subido un 31% (comparado con el 17% del año anterior durante el mismo periodo) y a finales de la semana, Nike había más que ganado lo que había perdido en bolsa. ¿Cómo se explica esto?

Si bien, son muchos quienes se sumaron al hashtag #NikeBoycott, también ha surgido un movimiento de apoyo a la marca bajo la etiqueta #StandWithNike, que refleja las dos caras de la sociedad americana que atraviesa un momento de evidente división. Una vez más, la amada marca de ropa deportiva apuesta por la igualdad y por defender su ideal de marca que llama a arriesgarse, a hacerlo a… Just Do It.

Cuando elevas tu mensaje en línea con tu propósito de marca, no existen tropiezos que te hagan caer tan fuerte como para no levantarte de nuevo. Esto fue lo que logró Nike con su campaña, que aún sabiendo que iba a estar asociado a una polémica mundial, inteligentemente la usó a su favor para mantenerse firme a sus ideales que la han llevado a ser una de las marcas más amada a nivel mundial.