El proceso de cambio de una marca puede incluir el cambio de nombre, refrescamiento de  logotipo, actualizar su eslogan, empaque o estrategias pensadas para un nicho en específico; pero el Rebranding no debe aplicarse únicamente en la imagen corporativa, sino proyectar la marca con personalidad y valor para el cliente ideal.

Una marca que llega a la mente, produce una reacción.  Una marca que llega al corazón ❤, genera compromiso.

Casi todas las marcas van actualizando su imagen poco a poco a lo largo de su vida, algunas con un cambio más pronunciado y otro menos. Entre los objetivos más comunes están:

  • Cambiar la manera en que los percibe el público.
  • Re-posicionar la compañía y modernizar la identidad de marca.
  • Diferenciarse entre la competencia.
  • Mantenerse relevante para sus seguidores.
  • Ampliar el alcance del negocio.
  • Reflejar una fusión o cambio significativo.

¿Cómo hacerlo?

  1. Haz un estudio de tu marca y su situación actual.
  2. Define los objetivos de marca.
  3. Crea una identidad de marca que represente tus nuevos valores.
  4. Colores y tipografía.
  5. Haz difusión de tu rebranding de marca.

Beneficios:

  • Revitaliza la imagen de tu negocio: refrescar la identidad de tu marca aporta energía a tu negocio, tanto por dentro como por fuera.
  • Envía el mensaje correcto a los interesados: muestra que la empresa se adapta a un mercado cambiante.
  • Agrega valor a tu negocio: las personas pagan más por un producto bien posicionado.
  • Refleja tu negocio a medida que evoluciona: muchas veces a medida que crece una empresa se agregan nuevos servicios y termina siendo confuso para los clientes.

Marcas reconocidas que lo han hecho:

Mira quiénes han hecho rebranding con nosotros:

Errores a evitar cuando se hace Rebranding

  •  No es solo un cambio de imagen, debe ser el reflejo de un cambio en la filosofía o en la manera de hacer las cosas. Cambiar el logotipo porque sí, sin ningún trasfondo, puede traer más problemas que beneficios.
  • No tener en cuenta el posicionamiento actual en el mercado: un mal cambio puede llegar a una nueva audiencia pero perdiendo la que ya te compraba.
  • No contar con los costes asociados: los cambios deben integrarse en todos los puntos de contacto: sitio web, redes sociales, decoración, uniformes, material gráfico, papelería corporativa, vehículos, etc. Además de la capacitación del nuevo tono en que la empresa y trabajadores se comunican con clientes a través de todos sus canales de comunicaciones (digitales o tradicionales).

Sin lugar a dudas, los beneficios del rebranding son múltiples y los resultados impresionantes, pero se necesita asesoría de expertos para desarrollar la estrategia, ya que este es un proceso que requiere visión, pasión y pensamiento creativo, para ejecutarse de la manera correcta.

Si deseas implementar el #Rebranding en tu negocio, en Wujuu! tenemos todas las herramientas que necesitas para repotenciar tu marca 🚀