Ya sea para tu logo o un texto, escoger una tipografía puede ser agotador, son miles de opciones, gratuitas y pagas ¡No te preocupes! Si bien no hay reglas escritas de cómo escoger una tipografía, sigue estos consejos para conseguir la ideal para ti.

Reglas básicas:

  • Personalidad: la fuente que elijas debe reflejar el estilo que definiste previamente con tu identidad de marca.
  • Legible: considera quien lo va a leer, que invite a la lectura y se comprenda rápidamente.
  • Texto real: nada de “Lorem Ipsum”, pruébala en el texto y asegúrate de que quede bien y trasmita la idea correcta.
  • Peso: si es para un gráfico no importa, pero en un sitio web el peso de una fuente puede hacer lenta la carga y afectar tu imagen.

5 pasos para elegir correctamente:

  • Temática: si es para un texto, toma en cuenta el tema que se va a desarrollar, lo denso y lo extenso.
  • Filtra: entre Serif (con patín), Sans Serif (sin patín) o Script (cursiva), grosor, anchura, altura, y contraste.
  • Variaciones: idealmente, escoge una tipografía que tenga opción a negrita y cursiva.
  • Idioma: hay muchas fuentes maravillosas, pero asegúrate de conseguir una que cuente con los tildes y caracteres que necesitas, como la ñ y ü.
  • Compara candidatas: Ingresa a tu página de fuentes favorita, cómo Adobe Fonts, prueba una parte del texto real, aplica los tips anteriores y empezar a descartar.

¿Una o dos?

A veces nos interesa separar mejor el contenido de los titulares para dar más dinamismo y personalidad al diseño. O Resaltar el logotipo sobre el eslogan.

Cuando escojas la segunda tipografía, escoge una que mantenga las características mencionadas, que complemente la principal, pero sea suficientemente distinta como para marcar la diferencia.

Eso sí ¡jamás utilices más de dos tipografías en un diseño!

Si te gustó este blog, compártelo con alguien que pueda utilizarlo, y síguenos en nuestras Redes Sociales para más contenido todos los días 😀